Delegados Electorales: Ciudadanos voluntarios de honor

//Delegados Electorales: Ciudadanos voluntarios de honor

Delegados Electorales: Ciudadanos voluntarios de honor

2021-05-18T11:02:18-05:0018 mayo, 2021|Artículo Nacional|

30 años de servir, fortalecer y garantizar la paz y la tranquilidad en los procesos electorales.

 

Parece que fue ayer, hace 30 años, cuando un grupo de hombres y mujeres pusieron su confianza y energías en la creación del Cuerpo de Delegados Electorales del Tribunal Electoral. Un grupo de ciudadanos voluntarios, dispuestos a mejorar y cambiar la forma de hacer política en Panamá con respeto y con orden.

 

Hoy, no hay acto en los procesos electorales, sin la presencia de los delegados electorales, incluyendo los eventos internos de los partidos políticos.

 

Estaba finalizando el año de 1990, los recién nombrados tres nuevos magistrados del Tribunal Electoral, Eduardo Valdés E., Denis Allen F. y Guillermo Márquez A.,  invitaron a un grupo de ciudadanos miembros de la empresa privada, los clubes cívicos, de organizaciones no gubernamentales, de los profesores y los maestros,para participar de una reunión para explicar uno de los proyectos que deseaban llevar a cabo para transformar y mejorar nuestros procesos electorales: la creación de un Cuerpo de Delegados Electorales, utilizando el mismo concepto que tiene el Tribunal Supremo de Elecciones de Costa Rica, un cuerpo de ciudadanos voluntarios, con el fin de asistirles  en su responsabilidad constitucional y legal de garantizar la libertad, honradez y eficacia del sufragio.

 

Así surge el Decreto 2 de 10 de enero de 1991 que crea el cuerpo de Delegados Electorales.

 

La primera misión de los delegados electorales se lleva a cabo el 27 de enero de 1991 donde se elegirían, en un proceso parcial, a 9 legisladores, 160 representantes de corregimientos y 5 concejales que completaban la Asamblea Nacional y los respectivos municipios. Era la primera vez que se conocería la figura en un proceso electoral y nos dio la oportunidad de conocer cómo sería percibida,tanto por los partidos políticos como por los ciudadanos, que mostraron su apoyo y respeto hacia los delegados electorales.

 

Terminada la primera misión, con la experiencia obtenida y con la perspectiva de un posible referéndum de reformas constitucionales a corto plazo, se empieza a estructurar el Cuerpo de Delegados Electorales, creando una estructura organizacional compuesta de una Junta Directiva que diseñaría la manera de funcionar de la organización a nivel nacional.

Paralelamente, con el apoyo de los directores del Cuerpo Nacional de Delegados del TSE de Costa Rica, se empieza con una campaña de reclutamiento y un proceso de capacitación a los nuevos voluntarios, formándolos en sus funciones como delegados electorales de acuerdo con la ley, los decretos y reglamentos, además en mediación y manejos de situaciones políticas. Como parte de la estructura operacional, en cada provincia se designa un delegado provincial como coordinador de esta.

 

Igualmente, durante este proceso se reúne alas autoridades de cada provincia, explicando la figura del delegado electoral, susfunciones de acuerdo con la ley, haciendo énfasis en lo que permite facilitar a los partidos políticos y candidatos a realizar sus actividadesen completa paz y tranquilidad, sin ser interrumpidos por una autoridad o simpatizantes de otro grupo político.

 

Se promulga la ley 22 de 30 de octubre de 1992 que crea el Cuerpo de Delegados Electorales, dándole una base legal más sólida a la organización.

 

El día 15 de noviembre de 1992 se celebró el referéndum de reformas constitucionales que fue rechazado. Unos días antes se realiza la primera reunión con los presidentes de los partidos políticos y la Junta Directiva de los delegados electorales que sirvió para presentarnos y tratar de lograr un pacto ético-electoral para dicho referéndum.

 

Los delegados electorales ejercieron sus funciones en el primer proceso electoral a nivel nacional, aplicando sus conocimientos y manteniendo el orden y la tranquilidad.

Con la experiencia adquirida en el referéndum comienza la organización, el reclutamiento y la capacitación con miras alproceso electoral de mayo de 1994.

 

Este proceso se vuelve muy activo ,ya que al modificarse el Código Electoral, mediante la ley 17 de 30 de junio de 1993, se introducen novedades como la papeleta única, todos los alcaldes seránescogidospor eleccióny el traspaso del control de la Fuerza Publica al Tribunal Electoral desde 6 días antes del día de las elecciones hasta el día de la proclamación del nuevo presidente electo, en todo lo concerniente al proceso electoral, entre otras.

 

Las elecciones generales del 8 de mayo de 1994 fueron una campaña de mucha intensidad. Era la prueba de fuego para consolidar al Cuerpo de Delegados Electorales, teniendo que coordinar las actividades de la campaña de 7 candidatos a presidente de la Republica, al igual que la de los candidatos a otros puestos de elección: legisladores, alcaldes y representantes de corregimiento.

 

En este proceso se coordina todos los eventos internos de los candidatos a presidente de la República: caravanas, caminatas, concentraciones y el cierre de sus campañas. Esto se realiza con cada uno de los equipos de trabajo de los candidatos, los miembros de la Fuerza Publica, los equipos de emergencias, la Dirección de Tránsito y Transporte y las autoridades civiles distritales, provinciales y nacionales.

 

Los delegados electorales, en el ejercicio de sus funciones, organizan junto a los partidos políticos cada una de las actividades de campaña de sus candidatos, que están reguladas por el Decreto 23 de 17 de noviembre de 2008, que  “reglamenta las concentraciones nacionales, provinciales y regionales, tales como caravanas, marchas y otras actividades que realicen los partidos políticos constituidos, partidos en formación o candidatos de elección popular, durante los procesos electorales que se efectúen, tanto a nivel interno partidario como a nivel general; o los grupos a favor o en contra de determinados temas que sean sometidos a consulta popular, mediante plebiscito o referendo”.

 

Hoy en día, además, no solo participamos en las elecciones generales o parciales y referéndums; también participamos en eventos internos de los partidos políticos, como sus convenciones, elecciones internas, reuniones de los directorios, o en cualquier acto que requiera la presencia de los delegados electorales.

 

Permanentemente nos capacitamos en mediación y resolución de conflictos, en los decretos, reglamentaciones y leyes electorales y en primeros auxilios, y mantenemos un programa de reclutamiento de nuevos miembros.

 

También es una responsabilidad de los delegados electorales, de acuerdo con el Decreto 2 de 15 de febrero de 2014,la reglamentación del uso de armas en actividades electorales de conformidad con el artículo 290 del Código Electoral.

 

Los delegados electorales coordinan el Puesto de Mando Interinstitucional (PMI) que es un centro donde se reúnen todos los estamentos de seguridad y emergencias, donde se encuentran los estamentos de seguridad pública, el sistema nacional de protección civil, la Cruz Roja, los bomberos, el Ministerio de Salud y otros organismos de emergencias a nivel nacional. En este puesto se manejan las comunicaciones de todas las instituciones involucradas y se da una respuesta rápida a situaciones que puedan afectar el proceso electoral. Los delegados electorales mantienen informados de cualquier evento a los señores magistrados.

 

Pero además de la responsabilidad de las actividades de los candidatos y partidos políticos en todo el proceso electoral, el día de las elecciones nuestra labor empieza a las 6 de la mañana con el proceso de apertura de las mesas de votación para ayudar en lo que sea requerido,  teniendo la responsabilidad de mantener el orden y la tranquilidad para el buen desarrollo de la votación durante el día, velar y hacer  que se cumpla con el Código Electoral, el reglamento de elecciones y los decretos correspondientes. Estamos presentes en los centros de votación hasta que termina el conteo de los votos para cada cargo. Paralelamente, un grupo de delegados electorales se asigna a las Juntas Circuitales para diputados y las Juntas Distritales para alcaldes hasta que se realice la proclamación de los ganadores.

 

Durante estos 30 años, los delegados electorales han participado en seis elecciones generales, tres referéndums y en una elección de los dirigentes en la comarca Ngäbe Buglé. En cada uno de estos eventos ha habido algún rasgo característico que marca una diferencia. Por ejemplo, en el referéndum del 30 de agosto de 1998 (reelección Presidencial: SÍ o NO), el domingo 23 de agosto se celebraron dos caravanas de apoyo: una al SÍ y la otra al NO. Ambas caravanas estaban diseñadas para ir formadas en sentido contrario. Los delegados electorales se establecieron a lo largo de todo el recorrido, reforzando el único punto donde se podían encontrar. Se desarrollaron sin ningún incidente. Los delegados electorales controlaron toda la ruta.

 

Además, el día de la votación fue muy intenso y de mucha actividad, con una estrategia, por parte del SÍ, con muchas personas sin edad para votar con suéteres con el vota SÍ,  causando malestar a los que apoyaban el NO.

 

Durante estos 30 años, los delegados electorales han jugado un papel importante en el desarrollo de los procesos electorales. Su presencia en cada evento electoral y en los eventos internos de los partidos políticos es garantía de paz y tranquilidad, de respeto y orden en los mismos. Así ha sido reconocido por los propios partidos políticos.

 

El éxito y desarrollo de el Cuerpo de Delegados Electoralesse debe al apoyo irrestricto de los señores magistrados Valdés, Allen y Márquez, fundadores de la organización; de los actuales magistrados Heriberto Araúz y Alfredo Juncá;  como de los exmagistrados Gerardo Solís y Erasmo Pinilla. A ellos nuestro agradecimiento y profundo respeto.

 

Hoy, al cumplir 30 años, queremos rendir honor y agradecimiento a todos los miembros del Cuerpo de Delegados Electorales, ciudadanos voluntarios, que contribuimos a la paz, a la tranquilidad y a la concordia de nuestro país en los procesos electorales, y por lo que nos sentimos honrados y orgullosos de poder hacerlo.

 

 

Licdo. Fausto Fernandez

Presidente del Cuerpo de Delegados Electorales del Tribunal Electoral.

Empresario y asesor de empresas.

Expresidente de la Junta Nacional de Escrutinio de las Elecciones Generales de 2004, fundador y primer vicepresidente del Cuerpo de Delegados Electorales del Tribunal Electoral. Presidente del Patronato Nacional de la Juventud Rural (Panajuru). Ex vicepresidente de la Asociación Nacional de Scouts de Panamá.

Observador oficial del Tribunal Electoral de Panamá en las Elecciones Generales de la República de Honduras en noviembre de 2009, así como de las Elecciones Generales de la República de Costa Rica en los años 2018, 2014, 2010, 2006,2002 y 1998.

 

Condecorado por el Gobierno panameño con la Medalla  Manuel Amador Guerrero en el  grado de Gran Oficial, y con la Medalla Guillermo Endara Galimany del Tribunal Electoral.