Redes sociales versus redes políticas

//Redes sociales versus redes políticas

Redes sociales versus redes políticas

2021-09-14T10:36:48-05:003 septiembre, 2021|Artículo Internacional|

Dos mundos paralelos con reglas de juego diferentes

Es innegable el gran impacto que en estos tiempos tienen las noticias falsas debido a que gran parte de la población cuenta con medios masivos de comunicación en sus manos: un Smartphone, con el que puede publicar, interactuar, ofender, perseguir, mover opinión pública, convocar activismo social y político, es decir, es un mundo de información sin límites. Lo anterior sin dejar de mencionar que además son un instrumento del que se sirven muchos ciudadanos para obtener, mediante denuncias públicas, lo que no consiguen a través de los mecanismos legales de queja o reclamos ante autoridades y funcionarios, tales como los derechos de petición.

En lo relativo a las plataformas digitales (el termino técnico usado para las redes sociales), es claro que no estamos en la víspera de augurar cómo evolucionarán, pero lo cierto es que en este proceso de aprendizaje, bajo el amparo de la libertad de expresión que, sin duda, es un derecho fundamental hemos sido llevados a una polarización ideológica, conceptual, social y a lo que en alguna oportunidad escuché como “la era de la hipersensibilidad emocional”. Todo molesta, todo ofende, todo se considera hostigamiento, persecución o discriminación.

Para combatir estos aspectos negativos de las noticias falsas se han ensayado, ideado y propuesto diferentes alternativas que van desde:

Fuente: Elaboración propia.

_________________________________

[1]Artículo 13.  Libertad de Pensamiento y de Expresión 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión.  Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.  2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura, sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:

  1. a)  el respeto a los derechos o a la reputación de los demás o a
  2. b) la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

2 Es el caso de tuiter que en enero de 2021 estableció   en su políticas y términos “no se pueden utilizar los servicios de twitter con el propósito de manipular o interferir en elecciones u otros procesos cívicos. Esto incluye publicar o compartir contenido que pueda suprimir la participación o inducir a error a las personas sobre cuándo, dónde o cómo participar en un proceso cívico. Además, podemos etiquetar y reducir la visibilidad de los tweets que contienen información falsa o engañosa sobre los procesos cívicos para proporcionar un contexto adicional  (Política de integridad cívica, 2021).

 

 

Fuente: Elaboración propia.

 

Ciclo de vida de una noticia falsa

Desde un punto de vista sistémico, la desinformación y las noticias falsas se mueven desde lo volitivo e intencional (ya sea para perseguir algún objetivo concreto, positivo o, incluso, abyecto) hasta para compartir información de manera negligente, por falta de prudencia, muchas veces en el fragor de la inmediatez y la necesidad de participar socialmente.

A lo largo de mis investigaciones sobre la libertad de expresión en redes he podido llegar a concluir que la desinformación y las noticias falsas, como todo proceso de comunicación, tienen un ciclo de nacimiento, desarrollo, vida y  muerte, pero no olvido  como he dado en llamarlo, proceso  que se describe a continuación:

Fuente: Elaboración propia.

  1. Nacimiento: En este estadio, un ciudadano o entidad cualquiera se convierte en el originador de la desinformación o la noticia falsa, ya sea de manera consciente como inconsciente.
  2. El crecimiento o desarrollo: (propagación e interés en compartir u opinar al respecto) puede variar con base en factores como:

 

_______________________________________

3Los ingenieros de Asu están desarrollando un programa que no solo detectará noticias falsas, sino que también explicará qué es lo que está mal, para ayudar a reducir la propagación de desinformación en línea (Arnold, 2020).

4 “¿Qué es el pacto ético digital? Es el compromiso que tomamos como usuarios de las redes, de no utilizar campañas sucias como elementos de falso debate; no utilizar bots automatizados para manipular al electorado; y denunciar las noticias falsas para evitar el daño que generan” (Pacto Ético Digital, s. f.).

5“Colombiacheck es firmante de la red global de fact-checkers, ifcn, la cual nos certifica como chequeadores que cumplen los principios de dicha comunidad internacional. [si cree que algún contenido de Colombiacheck no cumple con los principios de la ifcn, puede enviar una queja en este enlace].”  https://colombiacheck.com/sobre-nosotros

  • Número de seguidores del originador.
  • Popularidad o naturaleza del originador (personaje público o que ocupa un cargo de importancia).
  • Elemento coyuntural del momento en que se emite o divulga el contenido que se asocia a un evento catastrófico de interés público, cívico o político.
  • Lo controversial del contenido, ya sea porque involucra aspectos religiosos, sexuales, de género, minorías, políticos o de denuncia pública,
  • El empleo de elementos visuales, tales como imágenes, gifts, memes, emoticones que capturen la atención de los ciudadanos por ser desde grotescos hasta hilarantes o alarmantes.
  • La redifusión del mensaje por parte de algunos medios de comunicación tradicionales que, muchas veces bajo el amparo de la novedad noticiosa o una supuesta viralidad, quieren o exaltar o combatir el mensaje, lo que muchas veces termina alimentando el morbo natural que suele impulsar el compartir algo en redes.
  • El uso de bots, troles, algoritmos y bodegas que hagan circular en mayor número el contenido, ya sea apoyándolo o controvirtiéndolo.

 

 

  1. Si bien no existe una concreción o tabla de medida que pueda decir cuándo un contenido alcanza este peligroso estadio, no es menos cierto que no toda noticia falsa o desinformación alcanza este grado, pero no por ello deja de tener un efecto en un sector de interés o grupo de personas, pudiendo incluso causar una lesión en el valor reputación al de una institución o una persona o un grupo. Incluso los detractores de un contenido pueden, de manera involuntaria, hacer lo aún más viral al entrar a opinar en contra o al tratar erróneamente de dejar su punto de vista frente a algo que no es de su agrado.

 

  1. No sobra advertir que una decisión judicial que obligue a rectificar o bajar un contenido, puede incluso aumentar la viralidad de una noticia falsa o desinformación.

 

  1. Opacidad y pérdida de interés. Se puede dar por múltiples factores, especialmente por cuanto salen, difunden o nacen nuevos contenidos que atrapan el interés de las mismas personas que compartieron la noticia que ahora pasa a un segundo o tercer plano. Se evidencia entonces una notoria caída en los likes, y en los volúmenes y en la velocidad con que se comparte. Nótese que ya plataformas como wasap no permiten compartir un mismo contenido con más de cinco (5) contactos, herramienta que ayuda a disminuir el impacto de una noticia falsa o la desinformación.

 

  1. Muerte, pero no olvido. Se da cuando la información deja de ser compartida o controvertida, al punto que ya no es de interés. Lo anterior no implica que desaparezca para siempre, pues con frecuencia frente a nuevas noticias falsas o desinformación en redes, es frecuente encontrar las remembranzas, es decir, asociaciones o vinculaciones con otras iguales o similares.

Las noticias falsas y la desinformación siempre han existido[1], desde tiempos inmemoriales y hasta en texto histórico que se tenían por verídicos, han tenido que venir a ser corregidos y lo que eran verdades públicas reconocidas, han tenido que ser corregidas. Desde un punto de vista práctico y técnico, no se puede evitar o suprimir una noticia falsa, digo técnico, en virtud de que una vez publicado algo, escapa al control del emisor original, puesto que quienes hayan tenido oportunidad de compartirlas públicamente o incluso en redes privadas, ya no podrán eliminarlas.

 

¿Qué han hecho las Plataformas digitales?

Es de exaltar el compromiso que ahora han asumido las plataformas digitales como Twitter, Facebook, YouTube, WhatsApp, Instagram, y otras tantas, que entendieron que son el camino por el cual transitan las noticias falsas y mantenerse al margen sobre la base de respetar la libertad de expresión, hecho que terminaba afectando su compromiso y responsabilidad social en relación con las democracias y el respeto, trasparencia y eficiencia de los procesos electorales.

 

Twitter: esta plataforma de microblogging es una de las más famosas y usadas en el mundo por lo que, en enero de este año, presentó su política de integridad cívica para proteger a sus usuarios de la desinformación y las noticias falsas sobre todo en los procesos electorales, la cual busca dar claridad y minimizar el impacto que genera estas problemáticas en los procesos cívicos como lo son las elecciones.

 

Esta política busca atacar y dejar fuera de lugar conductas tales como: la difusión de información engañosa y en cómo participar, la represión e intimidación, la difusión de información engañosa sobre los resultados y afiliación falsa o engañosa. Las cuentas que recurran a estas actividades se les bajará el contenido y de continuar infringiendo esta política, se les dará de baja de la plataforma. (Civicintegritypolicy, 2021).

 

Facebook: es también hoy en día una plataforma comprometida en la lucha contra las noticias falsas y la desinformación, razón por la cual, de cara a los procesos electorales, lanzó dos iniciativas a fin de hacerle un contrapeso a esta problemática. La primera es la educación que busca dotar a sus usuarios en temas relacionados con las fakenews para generar en estos un pensamiento crítico y puedan identificar con más facilidad una noticia falsa de una verdadera. La segunda es poner un filtro para asegurarse de que las personas leyeron los artículos que están a punto de compartir, este filtro busca que los usuarios verifiquen la información y no se dejen guiar solo por los títulos o las imágenes que puedan llegar a ver. La plataforma busca un “intercambio informado de artículos de noticias” (Sanz, 2021).

 

Como lo señaló Erard, Facebook ha venido en el trascurso del tiempo haciendo más estricta sus políticas en torno a la difusión de contenido erróneo, por lo que está dejando al descubierto las páginas webs que difunden este tipo de información, de tal manera que la plataforma las señalará para que los usuarios que las visiten lo hagan con cautela. Las cuentas personales no se quedan por fuera de estas medidas estrictas, si la plataforma evidencia que una de estas cuentas difunde información errónea serán penalizadas, reduciendo el alcance de sus publicaciones, permitiendo que este contenido sea menos viralizable (2021).

 

Instagram: siendo de la misma casa de Facebook no se queda atrás en la lucha en contra de las fakenews en los procesos electorales. La plataforma está señalando a todos los medios de comunicación que están parcial o totalmente controlados por un Estado o país, con la finalidad de que los usuarios conozcan el posible sesgo que tienen estos medios y ser ellos mismos quienes decidan si confiar o no, en la información que estos comparten (Sanz, 2020).

 

YouTube: Agenda País muestra que, siendo la plataforma de videos más grande del mundo, ha venido endureciendo sus políticas llamadas “lineamientos de comunidad” para así ser más eficaces a la hora de combatir las fakenews en los procesos electorales, para lo cual eliminará los videos y las cuentas desde donde son emitidos videos modificados que buscan engañar a los electores e influir en sus decisiones a la hora de las votaciones. Leslie Miller, vicepresidenta de asuntos gubernamentales de la plataforma, señaló que para combatir las operaciones extranjeras en procesos electorales nacionales se creó una alianza con el Grupo de Análisis de Amenazas (TAG) DE Google y poder identificarlos y ser bajados de la plataforma(2021).

 

Dos mundos paralelos con reglas de juego diferentes

No obstante, entender y asumir que las noticias falsas jamás se acabaran, pues como lo he afirmado en mi libro Redes Sociales: Del daño Virtual a la Responsabilidad legal, “ni todas las verdades deben ser dichas, ni todas las mentiras deben ser calladas”. Por lo tanto, quiero en este escrito referirme a una herramienta creada y puesta en funcionamiento ya en procesos electorales, la cual ayudará a combatir la desinformación, las noticias falsas, además, asegurará un contacto directo entre ciudadanos y candidatos y contribuirá a la realización de campañas más trasparentes.

 

Imagine el lector una plataforma que:

  • Permita a los candidatos en cualquier contienda electoral presentar su hoja de vida, plan de gobierno o propuestas, hacer foros o transmisiones en vivo.
  • Admita recibir a los candidatos mensajes directos de sus seguidores y, por qué no decirlo, hasta de detractores (disfrazados de falsos seguidores) que nadie más pueda ver en dicha plataforma, pues no serían públicos (solo los puede ver el candidato al cual se afilie un ciudadano como seguidor).
  • Permita que el ciudadano que la descargue, compare las hojas de vida de los candidatos a una circunscripción electoral y cargo.
  • Permita que el ciudadano que la descargue, compare los programas de gobierno sobre temas específicos (salud, economía, medio ambiente, empleo,), de todos y cada uno de los candidatos a una circunscripción electoral y cargo.
  • Facilite que los ciudadanos reciban notificaciones cada vez que su candidato escriba en la misma o se pronuncie y pudiendo ver los videos que produzca, incluso de manera asincrónica, así como los pronunciamientos de otros candidatos.
  • Contenga una funcionalidad para que el candidato invite a que los seguidores se pronuncien a favor o en contra (con un simple sí o no) respecto de una idea o propuesta específica. Esto sin duda le permitirá al candidato a desestimar, reforzar o modificar sus propuestas.
  • Informe al candidato el número de personas que lo siguen, así como su sexo.
  • Autorice al candidato, si lo desea, que republique o comparta es sus redes tradicionales sus videos, comentarios propios o los de sus seguidores.
  • Manifieste al ciudadano qué candidatos fueron elegidos y permita seguirlos, ya en sus cargos públicos para validar o controvertir su gestión.
  • Establezca dentro de las condiciones de afiliación de los candidatos (quiénes libremente pueden decidir pertenecer o no a dicha red política), reglas de respeto, compromiso de no discurso de odio hacia otros candidatos o detractores, etc. El incumplimiento de dichas reglas si bien no establece como sanción bajar la información referente al candidato sí limitara su posibilidad de hacer nuevas publicaciones de comentarios o videos los cuales restarán interacción con sus potenciales electores.

 

Así las cosas, como lo dije cuando tuve la oportunidad de conocer la herramienta de la que he venido hablando, se crea un mundo paralelo entre lo que son las redes tradicionales y lo que son las redes políticas. En el primer mundo seguirán existiendo las noticias falsas, el hostigamiento, las burbujas de verdad (tendencias creadas por algoritmos o bots), las bodegas, los instigadores, el discurso de odio, entre otros, mientras que en el segundo lo que diga un ciudadano solo será visto por el candidato, con lo cual no se propagarán la desinformación, las fakenews o cualquier discurso de odio, al tiempo que el ciudadano tendrá contacto directo con el candidato de su predilección.

Bienvenida la tecnología y cualquier idea, proyecto, compromiso, pacto ético, proceso educativo o iniciativa que contribuya a la transparencia, debate político abierto, pero respetuoso, procesos electorales más alejados de la desinformación y el discurso de odio y que a la vez sirva para mitigar la discriminación y el hostigamiento, entre otros.

 

 

Referencias bibliográficas

Arnold, M. (13 de julio de 2020). Un algoritmo para detectar noticias falsas: una sesión de preguntas y respuestas con Huan Liu y Kai Shu. (Felipe Sáchez Iregui, trad.) Arizona StateUniversity (Asu). Recuperado dehttps://research.asu.edu/algorithm-detect-fake-news-qa-huan-liu-and-kai-shu traducción del autor

 

Civicintegritypolicy.(enero, 2021). Recuperado de https://help.twitter.com/en/rules-and-policies/election-integrity-policy

 

Erard, G. (2021). Facebook endurece sus medidas contra los usuarios y páginas que comparten noticias falsas. Hipertextual. Extraído de: https://hipertextual.com/2021/05/facebook-noticias-falsas-nuevas-medidas

 

Pacto ético digital. (s. f.) Tribuna electoral. Recuperado de https://pactoeticodigital.com/(enero, 2021). Recuperado de https://help.twitter.com/en/rules-and-policies/election-integrity-policy

 

Salas, C. (2019). La primera ‘fake news’ de la historia.  Revista Historia y Comunicación Social. Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7168069

 

Sanz, J.  (6 de octubre de 2020). Instagram se toma en serio la lucha contra las ‘fake news’ y los comentarios ofensivos. Cinco días. El País. Recuperado de https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/10/06/lifestyle/1601967757_065015.html

 

Sanz, J.  (11 de mayo de 2021). Facebook añade la función ‘lee primero” para evitar que compartamos “fake news”. Cinco días. El País. Recuperado de https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/05/11/lifestyle/1620710723_109862.html

 

Troncoso, F. (5 febrero de 2020). Eliminación de videos y canales: la política de YouTube contra las fake news electorales. Agenda digital. El Mostrador. Revcuperado de : https://www.elmostrador.cl/agenda-pais/2020/02/05/eliminacion-de-videos-y-canales-la-politica-de-youtube-contra-las-fake-news-electorales/

 

Javier Felipe Sánchez Iregui 

Colombiano.

Jefe de la Oficina de Comunicaciones y Prensa – Registraduría Nacional del Estado Civil.

Queensland University  – Brisbane – Australia, LLM.  Master in Laws (maestría en Leyes) Universidad Externado de Colombia  – Bogotá Colombia, especialista en Derecho Comercial Pontificia Universidad Javeriana – Bogotá – Colombia.

Profesor vinculado con la Universidad Sergio Arboleda de Colombia, fue director del primer Observatorio de redes y plataformas digitales de Colombia de la misma universidad, Director jurídico y secretario general LEGIS. Además fue jefe de la Oficina Juridica del diario El Tiempo de Colombia. Publicaciones relevantes: Redes sociales: del daño virtual a la responsabilidad legal (libro) y  «Seguidores en redes sociales no son votos».

 

[1] “La primera fake new de la Historia Contemporánea fue publicada por el periódico neoyorquino TheSun,en 1835, e informaba de seres que habitaban la Luna. La noticia causó un enorme impacto en EEUU gracias a tres factores: la aparición de la prensa de alta capacidad, la caída del precio de los periódicos (la pennypress), y la llegada de los nuevos medios de transporte que superaban la velocidad de los caballos por primera vez en la historia: los trenes y los barcos de vapor”  (Salas, 2019).